Tumpik
#poetryportal
followcb · 1 day
Text
What I've Been Saying
I know, know what . . .
you're saying
even when you don't say a word
see with you, less is more
in the quietness of your fire
I can feel your passion soar
see, I know, know . . .
exactly what you're thinking
it's easy to see it in your eyes
two deep-blue windows
without disguise
see, when you're with me
well your soul, well you . . .
you're something to see
like a mystery always meant
to be . . .
like a dream we're supposed
to keep . . .
you, you don't even need
to speak . . .
you've never had to say a word
though I'm not . . .
not sure that you've heard
what I've been saying . . .
all along
☆☆☆☆☆☆☆
©️ @followcb ☆ December 7, 2022
29 notes · View notes
fantodsdhrit · 13 hours
Text
your fifty three ghosts and a wedding like balalaika and the inaccessible
earth-caress
with the wind lashing my face tacitly you: building mounds to chew yourself
patiently: when the poplars
creak a marigold
garland strewed on
asphalt: with your arm inside my arm in your soft friend's cotton tracksuit
reciting rumi quatrains
in inexpensive trinkets
faceless nomads only when you say: let bygones be bygones but only in
theory then cache
bitter almonds
under your armpits
and now your body is redolent of the sky father and your dogs barking snow
under your lashes
in actuality:
a poetess filled your ears that i had the entire chamois to myself but what
she
didn't say: was that her sabbatical was
a fortress
over bones
28 notes · View notes
youseeingthis · 19 hours
Text
3K notes · View notes
xoxoariellove · 2 days
Text
Tumblr media
Do you ever miss her jawline
Where your fingers did their dance?
Do you ever miss that piercing stare
The one with blues and greys?
Do you ever miss her flushing cheeks
As you moved with her in time?
Oh do you love, ever think of her
When you feel dead inside?
24 notes · View notes
creatingnikki · 3 days
Text
with every new person I meet I become less me. less me who use to be. it's too early to know who is this new me I'm becoming. I'll just have to trust that she will be just as honest to herself if not to anybody else.
28 notes · View notes
dolores-hazy · 2 days
Text
Straddle
Ride 'em right into high noon
Be a midnight rider to boot
High beams leading to full moon
Or reverse, if that is what suits.
/\/\/\/\/\/\/\/\/\/\/\/\/\/\/\/\/\/\
Put on a bucking good show
Wildness tamed with unbroken verve
A rendezvous rodeo
Clinging to every dip and swerve.
/\/\/\/\/\/\/\/\/\/\/\/\/\/\/\/\/\/\
Hot to trot coming out on top
Winner's circle encircling two
Yeehaw and yes yes yes don't stop
Poking and prodding all night through. 
@dolores-hazy//inspired by the #kamasutrachallenge prompt: the cowgirl
24 notes · View notes
ginadope · 3 days
Text
The old room tastes Like our now dead revolution Yet the sunrise still brings Shameful love Makes for better dreams Those that disintegrate To make a whole I could see the Earth in the sky Yet I'll try to see nothing at all
22 notes · View notes
instruth · 2 days
Text
Tumblr media Tumblr media Tumblr media
KINDNESS IN THE MORNING
There is a loving kindness
in the morning when I arise
The air is fresh as dew
Snow cape of gentleness
Flying kisses everywhere
A heavenly greeting
of smiles all around
with beauties surround
My life brightens up
with arts of wonder
Colors of the rainbow
Birds come to serenade
Oh! Captivating melodies
I am beyond belief
Is this all a dream?
If so, may I never
wake up from it
For I trust in what I see
It shifts, changes my life
Soothing sounds that I hear
I feel them all in my soul
Great tenderness of touch
Fragrance as I sniff and breathe
with a sweet taste in my mouth
The loving kindness in the morning
©Johnny J. P. Lee
07 December 2022
Gogyoshiren Poem (25)
Photos Credit J. P. Lee
17 notes · View notes
heartweary-writing · 2 days
Text
The days keep marching
So I must March along with them.
The sun continues to shine.
So I must shine with it.
All around me are reminders
That there is life giving
So I, too, have something to give,
Something to bloom,
Something to grow,
Something to give to the wind
J. K. L
15 notes · View notes
boonkeane · 25 days
Text
Tumblr media
Source: @onurtaskiranpoetry
665 notes · View notes
thehoax · 4 months
Text
Tumblr media Tumblr media Tumblr media
1K notes · View notes
yo-imagino · 2 months
Text
¿Acaso te pedí que me sacaras del barro? ¿Acaso te pedí que me sacaras de la oscuridad?
Frankenstein, Mary Shelley.
Tumblr media
En el verano de 1816. Mary Shelley y su esposo, el también escritor Percy B. Shelley, fueron invitados a Suiza, a una casa en las montañas, por su amigo, el poeta Lord Byron.
En pleno verano, cayó una tormenta de aquellas que ocurren una vez cada juicio final. Las dieciséis horas de luz solar se redujeron a la nada y tanta oscuridad abrazando la luz fue la excusa perfecta para que Lord Byron retara a sus invitados a ser parte de un macabro juego.
— Les propongo un concurso, que cada uno de nosotros escriba un relato, una historia de terror. Y nosotros mismos juzgaremos cuál será el más terrorífico.
La propuesta fue muy bien recibida, ya que la mayoría eran escritores.
Así fue que todos los invitados de Lord Byron, suspendieron sus actividades campestres y se reunieron a la luz de una hoguera, tomaron entonces sus plumas y empezaron a escribir su relato y al mismo tiempo se deleitaban con la lectura en voz alta que Percy Shelley realizaba de diferentes clásicos de la literatura universal.
Conocemos todos estos detalles, porque la propia Mary Shelley nos lo cuenta en el prólogo de su obra Frankenstein y en su diario personal, en donde dejaba testimonio de todo cuanto hacía, día tras día, y que hoy constituye una pequeña gran joya para críticos literarios y curiosos de todo el mundo.
A medida que el clima mejoraba, los invitados de Byron, la gran mayoría hombres, por supuesto inconstantes, dejaron la pluma y las palabras escritas para adentrarse en los bosques de los Alpes.
Por el contrario, Mary Shelley, mucho más disciplinada, no se dejó distraer o tentar por las maravillas de la naturaleza, sino que prefirió permanecer en aquella casa, día a día, noche a noche, engendrando la maravillosa novela titulada Frankenstein o el moderno Prometeo.
Lo interesante es que Mary, no creó esta novela desde la nada absoluta, sino contagiada por esas montañas frías, de hecho, la novela inicia con un viaje a una región polar, influenciada también por las lecturas que su esposo seguía haciendo de varios clásicos, pero sobre todo, por sus propias vivencias.
Desde su nacimiento, tal vez Mary Shelley, estaba destinada a escribir terror y ser una de las más grandes exponentes del género. No todos los escritores tienen de padres al filósofo William Godwin y a la feminista Mary Wollstonecraft, y mucho menos aprenden a leer sobre la lápida de su madre.
Tumblr media
La madre de Mary murió cuando ella apenas tenía memoria, pero durante años sintió que aún estaba ahí, en alguna parte, abrazándola. Aunque su padre no fue un hombre afectuoso, si fue un excelente maestro, le enseñaba sobre literatura, filosofía y política.
La familia tenía una pequeña librería y Mary acostumbraba a devorar libros en sus ratos libres, aunque la escritura no se le daba tan bien. “Encuentra tu propia voz, no copies a otros”, solía decirle su padre.
En 1814, apareció la persona que le ayudaría a encontrar aquella voz: Percy B. Shelley. La llegada de Percy a la casa de Mary, como estudiante de su padre, fue el primer desestabilizante que una niña necesitaba para dejar de aferrarse a los brazos de su madre. Poco tiempo después, Percy y Mary escapaban, a pesar de que Percy estuviera casado.
Fue un amor aplastante, tormentoso y hermoso, todo al mismo tiempo, como suelen ser este tipo de amores. Se mudaron a Suiza, se escabulleron de los acreedores de Percy, volvieron a Inglaterra, se ahogaron en deudas y Mary perdió a su primer hijo antes de dar a luz.
La espiral emocional en la que de pronto se encontró Mary empezó entonces a estrangularla. Los poemas de Percy le supieron a mentira, los sueños que alguna vez tuvo se tornaron en pesadillas y quiso enmendar la relación con su padre.
Comenzar a escribir Frankenstein o el moderno Prometeo, fue tarea fácil para Mary Shelley. “Encuentra tu propia voz, no copies a otros”, resonaba la voz de su padre como un eco, y Mary expulsó la espiral que llevaba dentro, tan tormentosa como la lluvia que la acompañaba. Un amor fugaz, una incomprensión eterna, una pérdida profunda, una esperanza vana. El alma de Mary parecía conformarse de partes de cuerpos diferentes que se fusionaban en una amalgama monstruosa, y eso fue lo que precisamente creó: un trasunto de su alma, conformado por partes de distintos cuerpos, tan disímiles como el vértigo de emociones que sufriría a lo largo de la novela.
El Monstruo de Frankenstein, es Mary Shelley, tal cual como se veía en el momento, una dualidad pura.
Tumblr media
Crees que tu dolor y tu angustia no tienen precedentes en la historia del mundo, pero luego lees…
James Baldwin.
Más allá de la piel viscosa, los miembros desproporcionados y su anormal estatura, el Monstruo es una criatura abandonada. Este niño no quería más que aprobación paternal, tal como Mary, y es el rechazo de Víctor Frankenstein, su padre, lo que termina oscureciendo el alma del Monstruo, si es que la tenía. La encrucijada entre lo que el Monstruo quería ser y lo que su creador y la sociedad querían que fuera, fue lo que terminó construyendo su doble personalidad. Por un lado, el Monstruo soñaba con integrarse a los humanos, soñaba con que, algún día, su sensibilidad, inteligencia y buen corazón les permitiría a los demás observar más allá de sus muchas deformidades y amarlo. Es por esto que, en muchas ocasiones, la criatura demuestra tener más sensibilidad y compasión que su creador. Pero, por otro lado, la criatura también demuestra una capacidad indescriptible e inhumana de rabia y vileza, pues, por mucho que se esfuerce, la sociedad lo rechaza una y otra vez. El alma virgen del Monstruo, progresivamente, se va amargando, se va oscureciendo, se va tornando en soledad.
“Y cuando me convencí de que era el monstruo que soy, me acometió un profundo sentimiento de pena y mortificación”, concluye el Monstruo, y también concluye Mary Shelley”.
En el fondo, todo ser humano esconde un Monstruo, quien, al mismo tiempo, es su hijo, como bien nos recuerda Frankenstein con aquella criatura que creó.
En aquel verano de 1816, Mary Shelley, no escribió una historia de miedo más, sino una historia tan llena de compasión, tristeza y desolación que resultó terrorífica. “Encuentra una voz, no copies a los demás”. Y la encontró, Mary la encontró y, por esta razón, Frankenstein o el moderno Prometeo es una de las novelas más importantes de la literatura de terror. El horror no es temor puro e irracional, también es catarsis, y Mary lo entendió y lo sufrió profundamente.
La criatura representa de alguna manera al diferente, a aquel que por su desproporción no encaja en la sociedad, la cual lo rechaza con violencia y, por tanto, despierta en él el resentimiento y el deseo de venganza. Un ser inocente, que no conocía el odio, se va trocando en un ser agresivo que, al no medir su fuerza, destruye y mata.
Mary Shelley nos plantea cómo un ser humano es capaz de transformarse a instancias de la bondad o de la maldad de sus semejantes. Es estremecedor ver, por ejemplo, cómo el ermitaño ciego, su primer contacto vivo, que además es otro marginado social, le enseña a hablar, a leer, a escribir, a oír música, gracias no sólo a su talante pedagógico, sino al hecho de que, al no poder verlo, no le teme. Y cómo, en busca de amor, aquel tierno monstruo sin noción de los límites puede llegar a hacer infinito daño.
Tumblr media
Quien ha superado el miedo puede creerse inmortal, quien no lo conoce, lo es.
Emil M. Cioran.
Octubre se ha convertido en un mes de brujas, hechizos, sortilegios, fantasmas y criaturas del más allá.
Cómo no recordar por estas fechas a Edgar Allan Poe, Mary Shelley, H.P. Lovecraft, Thomas Ligotti, Stephen King...
Fantasmas, muertos vivientes, y criaturas monstruosas pueblan las ficciones, cuyo destino es hacernos estremecer, sembrando en nosotros un miedo irracional, que ningún argumento consciente logra desarraigar.
Quizá nos hemos preguntado alguna vez cuál es el origen de la literatura o del cine de terror. Podríamos remontar ese origen a la Biblia. Pocas cosas hay más terroríficas que las que se encuentran en el Génesis: “La tierra era caos y confusión, y oscuridad por encima del abismo, y un viento de Dios aleteaba por encima de las aguas”.
Quizá el género del terror no es más que el despliegue diversificado de este versículo. Hay caos, hay oscuridad, hay abismo, hay espíritu que merodea. No falta ninguno de los ingredientes básicos de la receta para obtener un fantástico cuento de terror. El terror se encuentra en la base de la creación y nos vincula al origen, a la nada, al límite de lo irrepresentable: el tiempo - espacio en que no existíamos.
Venimos de ese caos terrorífico y conservamos huellas de él que nos recuerdan, como si fuéramos inquilinos indeseables, que en cualquier momento podemos ser desalojados de este mundo para regresar a ese estado de nada confusa y sombría, que tiene por paisaje un abismo, sobre el que revolotea un fantasma todopoderoso llamado Dios.
El miedo es una de nuestras emociones más primarias, nació con el propio ser humano. Y el núcleo del miedo es la creencia, aunque la cuestión no es creer o no creer, sino en qué creemos y en qué hemos dejado de creer.
Tumblr media
El miedo es una de las emociones más antiguas del ser humano, desde aquella cueva, en la que una vez estuvo rodeado de oscuridad, en un mundo aún demasiado misterioso e incomprensible para su inocencia, el ser humano experimentó el horror.
Todo aquello que no conocemos ni controlamos nos produce miedo, por eso el miedo por excelencia en el ser humano es a la muerte, porque no sabemos nada acerca de ella, no entendemos cómo podemos dejar de existir, no la hemos experimentado ni la controlamos, y supone una incertidumbre tal que nos aterra.
Precisamente, la novela gótica, nace por ese miedo ancestral: el miedo a la muerte, ese que nos acecha inexorable desde nuestro nacimiento, que asola al ser humano de todas las latitudes, pero al mismo tiempo, la extraña fascinación, el impulso irrefrenable que siempre se ha sentido hacia ella.
Tumblr media
El cine siempre ha bebido de la literatura, especialmente en las historias de terror.
Las películas antiguas estaban cargadas de una simbología que era casi poética. El juego de sombras, fruto de esos tenebrosos escenarios que marcaron un antes y un después en la historia del cine, esas extrañas puertas, paisajes que producen escalofríos… Las viejas técnicas crearon imágenes inolvidables, de una magia imperecedera, que a un espectador actual aún le siguen asombrando.
Por años la literatura nutrió de historias al cine de terror, hoy la tendencia, sin embargo, son los relatos reales.
Nosferatu fue el primer monstruo que saltó de la literatura al cine. Aún en blanco y negro y sin sonido y sin los efectos especiales del cine moderno, este vampiro, que fue una adaptación del Drácula de Bram Stoker, robó gritos y causó pánico en los cines del mundo. Detrás fueron llegando a la pantalla grande personajes como Frankenstein y el mismo Drácula, más cientos de fantasmas y brujas que por años dominaron el cine de terror.
Hasta los años 60 más o menos, el cine se nutrió de historias de fantasmas, castillos embrujados y brujas, propios de la literatura, pero en los años 70, los guiones abandonaron los libros y dieron el salto a historias de terror psicológico, introspectivas, asesinos en serie y zombies.
El estilo que predomina hoy en el género de terror es diverso, aunque todos parten desde de dos puntos: los asesinos en serie y el miedo psicológico, que incluye temas sobrenaturales. Ya los monstruos, vampiros y zombies no asustan a nadie, ahora los vampiros caminan a plena luz del día, no tienen colmillos, no beben sangre humana, y se enamoran de chicas humanas.
Ahí tienen a Crepúsculo, una adaptación contemporánea de Drácula. A medida que salen al mercado nuevas versiones del vampiro más temido, todo va cambiando, sus bandas sonoras, por ejemplo, juegan un papel mucho más notable dentro de la historia, porque aportan un nuevo ambiente, que ya no remite a una época antigua, sino que por el contrario contextualiza la historia en un tiempo moderno con vampiros que rockean hasta el amanecer.
Ahora las nuevas generaciones buscamos historias que relaten hechos reales, en especial crímenes que quedaron registrados en los medios de comunicación, las redes sociales o que se han convertido en mitos urbanos.
Lo que interesa hoy son las historias pertubadoras, sangrientas, que le puedan pasar a cualquier persona, en cualquier parte del mundo.
“No hay pasión que robe tan determinantemente a la mente todo su poder de actuar y razonar como el miedo. Pues el miedo, al ser una percepción del dolor o de la muerte, actúa de un modo que parece verdadero dolor”.
Edmund Burke.
¿Por qué nos sentimos tan atraídos a exponernos voluntariamente a algo que nos provoca terror?
Porque está desposeído de peligrosidad, no asistimos al desarrollo de los acontecimientos mismos, sino a una imitación que reconocemos como tal, porque lo percibimos desde la distancia, somos meros espectadores, podemos experimentar la sensación sin el riesgo evidente que supone. Y claro, porque nos gusta controlar y poner a prueba nuestras emociones más impredecibles.
Freud, decía que era natural en el ser humano sentirse atraído por lo sobrenatural, porque era una forma de resolver algunas incógnitas, de lidiar con las oscuridades de cada uno. Una forma de mantener a raya al asesino que todos llevamos adentro.
Cuanto más salvajes, fantásticas y extraordinarias son las circunstancias de una escena de terror, tanto mayor es el placer que recibimos de ella. En ello hay toda una paradoja: el más intenso y terrorífico miedo nos produce deleite.
Desde el origen de los tiempos el miedo ha tenido múltiples formas visibles e invisibles. La literatura y el cine han dado salida a esos miedos y revelado el gusto que despierta en las personas enfrentarse a ciertos horrores. 
Tumblr media
Todos los monstruos que habitan el extenso y fantástico bestiario del cine y la literatura, sólo existen en nuestra imaginación. Pero es la proximidad con lo real lo que engendra el miedo.
Las creencias espirituales y paranormales nos han acompañado desde siempre, pero relacionándose con la cultura dominante. Por eso desde la Edad Media se escuchaban historias de fantasmas, demonios y brujas, todas ellas relacionadas con la religión cristiana y las entidades diabólicas.
La ciencia siempre está encontrando explicaciones a estos fenómenos, el problema con este tipo de explicaciones es que, por cada una que la ciencia desmonta, aparece otra experiencia paranormal cuya explicación es aún más inverosímil.
Tanto las películas como la literatura de terror, buscan el miedo a través del desconocimiento, de lo incontrolable, y se centran en cosas que nunca hemos experimentado y para las que no tenemos referencias ni forma de entender. Lo sobrenatural, aquello sobre lo que nadie sabe, lo oculto y desconocido es su baza principal.
Y nuestro catálogo de miedos varía según los tiempos o las circunstancias en las que vivamos. Por el mundo se extiende una vasta red de horrores ligados a lo monstruoso. Y aunque no a todo el mundo le gusta sentir miedo, al menos el terror artístico si parece tener muy buena acogida.
Tanto las películas como los fantasmas, se van actualizando. Los temores más arraigados de la humanidad en el siglo XIX, por ejemplo, eran completamente distintos a los nuestros.
Incluso nuestra percepción de la muerte ha cambiado, en el siglo XIX se temía mucho más a la muerte súbita, esa que nos cala hasta los huesos y nos suprime del universo en un instante, que a la muerte que nos sobrecoge después de una larga agonía. Hoy buscamos exactamente lo contrario: que la muerte sea corta y vigorosa, y que no tenga tiempo de asentarse sobre las fibras de nuestro cuerpo ni la posibilidad de sostener nuestro corazón en su gélida mano hasta que un buen día decida reventarlo con sus garras.
Hace poco escuché la historia de un muchacho que fumaba marihuana en un parque, pero que desaparecía de un momento a otro cuando se acercaban demasiado.
Así que, La Llorona, ya no está sola, y quizá en unos años nadie la recuerde.
Habría que ver las películas y la literatura de terror como un antídoto que nos prepara para enfrentar el miedo en el mundo real, una especie de gimnasia espiritual para saber enfrentarnos a nuestros miedos en el mundo real. Hay que verle la otra cara al miedo, esa que nos hace mantenernos vivos, pues no deja de ser una herramienta de supervivencia que nos avisa de un peligro inminente y nos impele a evitarlo y a seguir vivos.
Tumblr media
El hombre es la única criatura sobre la tierra que puede llegar a sentir terror sin tener algo real delante que lo provoque.
Pérdida de los sentidos, ansiedad, escalofríos, confrontación, y el instinto defensivo son algunas de las sensaciones que nos invaden al sentir miedo, una de las reacciones más primitivas y una de las herramientas de defensa más arraigadas en la carne, en el cuerpo y en los laberintos de la mente. Pero a diferencia de los animales, en nosotros, mucho está en nuestro cerebro.
Nuestra mente acumula pensamientos y se va nutriendo del mundo externo, drenando nuestra capacidad para discernir, para racionalizar.
Un neurólogo en Suiza, estaba tratando de aislar la parte del cerebro responsable de las convulsiones de una mujer de 23 años, y en el momento que aplicó corriente a cierta parte de su cerebro, la mujer sintió a una persona misteriosa y sombría de pie detrás de ella. 
Muchos de los sucesos paranormales se asocian con padecimientos psicológicos como diferentes tipos de psicosis, por ejemplo, pero en la mayoría de los casos son simplemente mecanismos de defensa para dar sentido a situaciones que activan los nervios.
De ahí que los lugares predilectos para creer que hay fantasmas, o tienen fama de estar encantados, son los cementerios, los hospitales, las casas oscuras y abandonadas, o sitios donde han ocurrido asesinatos.
Tumblr media
La muerte les manda a decir…
Tendríamos que empezar a ver la muerte como algo natural. Mientras usted lee esta publicación, alguien se está muriendo. Para cuando termine de leerla, alrededor de setecientas personas más habrán dejado de existir en el mundo.
Es probable también que cuando usted respire por última vez, alguien, en algún lugar del mundo, esté leyendo algo sobre la muerte en alguna página web. La muerte trabaja sin descanso, todos los días, como un obrero ideal.
No exige recompensas y cuando la critican no se inmuta, ni siquiera sonríe. Tiene el don de la ubicuidad y aprendió a ser rápida y lenta a la vez, trabaja con la misma comodidad agazapada, en medio de una multitud o en el silencio triste de la soledad.
Cada día se lleva a veinticuatro mil personas por culpa del hambre, y de vez en cuando reclama a alguna celebridad.
A veces se excede, por ejemplo el día que se cargó a trescientas mil personas en solo tres minutos y treinta y siete segundos, en Hiroshima; otras veces es teatral, y busca choques de trenes o aviones que se caen, para hacer una entrada triunfal; y a veces resulta cruel, cuando se presenta bajo el seudónimo de mujer “blanca" y se hace acompañar de bebés de cuatro meses, que se duermen para no volver a llorar jamás.
Nos apegamos de forma tan inocente a la vida, que luego somos incapaces de tomar la muerte con total naturalidad, entonces nos inventamos lugares surrealistas a los que supuestamente vamos a llegar.
Para los creyentes se reduce al cielo o al infierno, sea cual fuere, para ellos, sólo Dios decide, porque la muerte es un negocio entre Dios y el que se va.
Para los no creyentes, en cambio, los muertos no llegan a ningún lugar. Tal como una llama apagada, no arde de otra forma en otro lugar, simplemente deja de arder porque no hay más dónde ni cómo hacerlo. Para un no creyente, al morir no se acaba todo, al morir se acaba todo para él.
Tumblr media
Cuando estaba por terminar mi carrera universitaria, me contó una prima, que acababa de graduarse en oncología, que la enviaron a hacer su práctica de primer año, precisamente a nuestro pueblo natal. Me contó que una compañera mia del colegio fue de sus primeras pacientes, que tenía cáncer de mama y que ya estaba en su etapa final. Mi prima la ayudó en todo ese proceso.
Mi abuela decía, hablando de las relaciones de pareja, que, “una dama sabía siempre cuándo debía retirarse".
Lucia, se llamaba mi compañera del colegio. Se murió demasiado joven, pero supo cómo morirse. Fue una mujer con una comprensión de la muerte excepcional.
Fui a su entierro, estaban todos mis compañeros y amigos del colegio. Es un sentimiento de tristeza inmenso, por una persona que habría podido vivir muchísimo más. Su familia hablaba del coraje y la fortaleza de Lucia cuando supo que la muerte era inevitable.
Ocho días después de su entierro, mi prima estaba cenando en su casa, todavía impresionada y muy triste por la muerte de su valiente paciente.
Llamaron a la puerta y era un chico con un enorme ramo de flores, ella creyó que se trataba de algún admirador. Alcanzó un sobre que estaba entre las flores, era una carta. Era de Lucia, su paciente, dejó arreglado que le llevaran esas flores a la doctora Lina, justo ese día. En la carta, hermosa hasta las lágrimas, le agradecía infinitamente por ayudarla a morir tranquila y en paz.
Mi prima se sintió sobrecogida, es algo que jamás olvidará. Para los demás fue una mezcla de miedo, tristeza y compasión.
¿Quién tiene el valor de ir a una florería y ordenar enviar un ramo de flores ocho días después de su muerte?
Arreglar todo, saldar cuentas, irse en paz, retirarse como lo hace una dama.
Quizá deberíamos vivir sin preocuparnos tanto por nuestra muerte, que esa evidencia como realidad suprema y como límite nos ayude a disfrutar el presente como morada de la existencia, tranquilos de saber que no hay nada en el más allá, porque averno y paraíso son invenciones humanas. Son invenciones terrenales como el mundo de El señor de los anillos, Macondo, Gryffindor y Namekusei.
En esa fracción de segundo en el que nos llegue la muerte, cada átomo de nuestro cuerpo se apagará. La energía que somos se transformará en otra cosa. Nos vamos a la paz de la nada, nos vamos a dormir sin soñar. Habitamos en nuestra mente y, al no haber actividad cerebral, el día final nos apagamos para siempre. Es sencillo de ilustrar: no vamos al cielo ni al infierno, no vamos a estar viendo cómo nos lloran ni cómo nos recuerdan en la lejana tierra. No vamos a deambular perdidos como zombies. El día que nuestro cuerpo se desconecte de la vida pasará a ocupar el lugar de cualquier muerto: la nada, el sueño eterno, la paz de los que no han pedido nacer. De hecho, sin ir más lejos, todas las noches tenemos un pequeño ensayo.
youtube
500 notes · View notes
youseeingthis · 19 hours
Text
3K notes · View notes
rhymingtherapy · 3 months
Text
Tumblr media
Submerged in reflections of a harvest moon, words surge & release to the rhythm of life’s invisible undertow; as the ocean whispers her mantra to the ebbing tide “just breathe”. RhymingTherapy—September 2022 (my photo Gold Coast Australia) @writerscreed challenge “reflections on a harvest moon”
475 notes · View notes
teaspirationss · 1 month
Text
My heart has always been a sunflower, blindly turning towards warmth, coiling around thoughts that only cover my toes at night. How many nights do I have left in me? How many more stars will I lose to your name? Do your fingers still wander when you think of me? Of all the places I don’t belong, your heart is the only one that hurts. there are many moments in my life where I have to remind myself to appreciate something before it ends rather than worry about when it will. I ask how you are, but what I really mean is I miss you. Darling, there’s no wound deeper than too late.
Not everyone will be careful with your heart.
314 notes · View notes
grocerystoretrip · 21 days
Text
Tumblr media
my own private nonexistence
200 notes · View notes
followcb · 3 months
Text
You're A Rainbow
amidst the grey
betwixt the raindrops
to feel you - is a feeling that feels warm
you're a rainbow
beaming colors after today's storm
the magic of prisms
mirage of bending wavelengths
promise of clarity
spectacle that graces dark skies
you're a rainbow
a sign that we'll be alright
an inspiring arc, a ray of hope
a symbol of imminent joy
golden wings upon the horizon
shining brightly because . . .
you're a rainbow
first star at twilight
magnificent - hanging low
and everywhere - I go
your love tends to show
through the veils of blackest night
It's you - who let's me know
that life - will be alright
so hold on - hold on tight
and don't you dare - ever lose sight
because you . . .
you're a rainbow
a rainbow . . . deep inside my soul
you are my home . . .
🌈
©️ @followcb ☆ August 27, 2022
353 notes · View notes
fantodsdhrit · 15 days
Text
you use a sieve to spread us on the floor and never once sigh
when we wither
if you say: i'm counting your return i never left you if you say: i'm glum
over separation
then i never lost
sight of you
what of the golden ear humbleness that you hear or the doleful skyscraper
dew: horses dyed
blue by the peasant's
soiled hands
this repose will last a few seconds and then i'm immortal and yours
if you desire: mountain
of child gate
then don't fear the
atrophy of senses and the bed time rituals when you lie in sage swivel
of incense smoke and
say: since ancient times
we've been heaven and earth with countless longings lost between
embroidered quilts
151 notes · View notes